moviendoseHay buenas noticias para aquellos que tienen una predisposición genética a la obesidad. Un estudio científico presentado en marzo de 2012 por el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, demostró que un estilo de vida sedentario, marcado por el hecho de ver televisión cuatro horas al día, aumenta la influencia de los genes sobre el tamaño de la cintura y hace subir en un 50% el índice de masa corporal, IMC, pero el efecto se puede reducir en un 50% si se camina a un ritmo constante durante una hora diaria.

sedentario fitDe acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, el sedentarismo es uno de los principales factores que pueden producir hipertensión, hiperglucemia, sobrepeso u obesidad y enfermedades cardiovasculares. Además, se le atribuyen 1,9 millones de muertes anuales. También menciona que se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos (músculos estriados unidos al esqueleto, usados para facilitar el movimiento y mantener la unión hueso-articulación a través de su contracción), con el consiguiente consumo de energía. Esto incluye los deportes recreativos, el ejercicio programado y otras actividades, tales como jugar y caminar.

La obesidad, así como sus enfermedades no transmisibles asociadas, es en gran parte prevenible. Según Mae Moreno, doctora y Máster en Nutrición Humana, la evidencia científica demuestra que la práctica constante de actividad física contribuye a disminuir el riesgo de padecer enfermedades  y es indispensable para el buen funcionamiento del cuerpo y de la mente. Además permite alcanzar un estilo de vida activo y saludable porque influye directamente en mantener un equilibrio calórico (el balance entre la ingesta y el gasto calórico).

dieta-o-ejercicio-1-600“Para mantener un estilo de vida activo y saludable se deben practicar como mínimo 30 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada, 5 veces a la semana. También es de suma importancia mantener una alimentación balanceada. Es posible comer sano y rico al mismo tiempo. Debemos recordar que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas. Lo esencial es alimentarse e hidratarse adecuadamente y realizar actividad física de forma regular”, afirma la experta.

Respetar el cuerpo es estar atento a su funcionamiento y responder a sus necesidades. Es una garantía de un buen envejecimiento, para tener a los 70 años el dinamismo de los 20 años. Así que es bueno tomarse en serio la salud y el bienestar, escuchar el sentido común, prestar atención a los alimentos o costumbres que no te convengan. Retén, anota y evita en el futuro lo que altera tu organismo. Recuerda que en el equilibrio del cuerpo reside el bienestar. ¿Quieres saber más?

Muévete

Haciendo ejercicio, se elimina estrés, se vacía la cabeza, se recargan energías, se pierde peso y se mejora la resistencia cardíaca. La actividad física también es muy buena para la moral. El organismo produce endorfinas, que generan un estado de bienestar. El movimiento oxigena los músculos y el cerebro, permite sentir el cuerpo y experimentar una sensación real de existir. Cuando más se aprende a moverse, mayor es el placer de hacer ejercicio. Puedes practicarlo solo, entre amigos o en familia. El simple hecho de caminar basta para establecer un equilibrio de la salud.

caminarSi no eres deportista, camina al menos durante media hora al día a paso rápido, sin forzarte ni extenuarte y, por supuesto, mejor en un lugar aireado y agradable para tener ganas de repetir. Cuando sientas los beneficios de la actividad física, te apetecerá probar la natación o la gimnasia, o ¡por qué no correr! Algunos deportes, como la gimnasia rítmica o la danza, enseñan a coordinar mejor los movimientos y refuerzan el equilibrio. Jugar a fútbol en terreno blando o ir en bicicleta se encuentran también, excepto en raras contraindicaciones médicas, entre los secretos de la longevidad.

Si valoramos las tensiones del cuerpo de varias personas antes y después de un ejercicio físico, ¡las diferencias son increíbles! Los músculos se relajan, los órganos son más flexibles y menos sensibles a la palpación, los rasgos de la cara están más tranquilos. ¡Activarse con placer vale la pena! El ser humano está hecho para moverse.

Ceiba terapias

Fuente: Revista emprendedor exitoso