cespedSegún la Medicina Tradicional China, nuestro cuerpo va al ritmo de la Naturaleza, y es ella quien nos marca las pautas más saludables de vida. Cuando nos alejamos de las leyes de la naturaleza, o nos resistimos al cambio, encontramos dificultades. Si aprendemos a vivir dentro de estas leyes reconoceremos a la salud como nuestra amiga.

Al igual que el clima y el paisaje cambia con las estaciones del año, las condiciones de nuestro cuerpo cambian según el momento del año en que nos encontremos, y los meridianos de energía se comportan de distinta forma, concentrando o reduciendo su actividad.

La Medicina Tradicional China divide el año en 5 estaciones: primavera, verano, verano tardío, otoño e invierno.

Los comportamientos del cuerpo responden a estas cinco etapas antes mencionadas. Lo siguiente es una adaptación a esa interpretación del tiempo en el año, aunque debe tenerse en cuenta que no es exacta. Algunas personas tienen procesos distintos según el clima en el que viven, las condiciones individuales de su salud y otros factores.

En primavera los meridianos de Hígado y Vesícula Biliar son los que tienen mayor energía, y el elemento que domina esta estación, según la Teoría de los Cinco Elementos, es La Madera: creatividad, energía, renacimiento, vida.

primaveraEl clima se caracteriza por el brote de flores y plantas, corre viento que distribuye las semillas y los colores cambian. La primavera nos abre de nuevo la puerta “al exterior”, después de haber pasado un frío invierno resguardados  en nuestro hogar. Es una época de inicios, de tomas de decisiones (“el hígado planifica y la vesícula biliar decide”). Es una época ideal para emprender nuevos proyectos de vida…una mudanza? Un nuevo trabajo?….

El hígado es  un órgano muy fuerte, pero tremendamente sensible ante comidas copiosas y grasas, alcohol, excitantes, pero también a la ira, a los enojos, a los corajes, a las emociones reprimidas. Es por ello que debemos aprender a expresarnos bien desde el respeto y la tolerancia.

La energía del hígado fluye sobre todo hacia arriba, así que ante un ataque de ira se puede ir a  los ojos, duele la cabeza (sobre todo el occipital derecho) y se encienden nuestras mejillas… cuántas veces hemos oído “me pones del hígado!!!!”. Lo mejor es estos casos es buscar un lugar alejado y gritar con libertad. El hígado se alivia con el grito, también con el suspiro.

Antes de que llegue la primavera, o nada más iniciada, es muy recomendable desintoxicar este órgano, el hígado. Pensemos en su importantísima labor: almacena la sangre, la mantiene limpia y la distribuye a todo el cuerpo.

Hay  muchas fórmulas disponibles, lo más aconsejable es acudir a la naturaleza más que a recetas milagrosas de farmacias o parafarmacias: agua caliente+limón+aceite de oliva, el todopoderoso té chino rojo, infusiones de boldo con alcachofa, cardo mariano, etc. Aumentan su efectividad si lo tomamos a primera hora de la mañana y en ayunas. Un día a la semana a base de fruta de temporada, revitalizará el sistema digestivo y nos ayudará a reeducar apetitos descontrolados.

verdurasEn cuanto a la alimentación y según el Nei Ching (textos médicos año 1.400 A.C.), “el Hígado ama el sabor ácido”, de ahí la importancia de incluir el limón, por ejemplo, como sustituto del vinagre.

Muy aconsejables son la lechuga, rúcula, berro, espinacas, acelgas, puerros… en general las verduras, ya que el verde es el color que le corresponde al Hígado.

Nuestra dieta debe ser ahora más ligera, con más alimentos crudos – verdes, ensaladas, frutas, nueces, semillas – y menos alimentos pesados como las carnes, evitando los alimentos fritos, los químicos, el alcohol , el tabaco, la bollería industrial, los azúcares refinados, etc. Las cremas calentitas del invierno dan paso a las ensaladas de vegetales crudos.

Practicar deporte al aire libre, redescubrir nuestro entorno con ojos de inocencia y sorpresa, cantar y bailar, gritar, compartir, abrirse a la vida de par en par y sin miedos, amar, crear… todo para que florezca la semilla que con tanto amor hemos estado protegiendo del frío del invierno.

Ceiba terapias

Fuente: wellness-spain